Quien Quiera Oír que Oiga
Quien Quiera Oír que Oiga
Ultimo Momento
Ecuador confirma secuestro de dos personas en frontera colombiana
El ministro de Interior ecuatoriano solicitó a Colombia cumplir...
ANTÍPODAS: CFK PIDE SUSPENDER LOS TARIFAZOS, EL GOBIERNO PROFUNDIZA LA CRISIS
No habrá marcha atrás. Más allá de las críticas...
CRISTINA PIDE SUSPENDER LOS AUMENTOS EN LAS TARIFAS DE LUZ, AGUA Y GAS
La senadora nacional Cristina Kirchner presentó un proyecto de...
URGENTE: Procesaron a un ex funcionario de Mauricio Macri por beneficiar a Farmacity
Raúl Alejandro Ramos trabajó en el Ministerio de Salud....
JUJUY: EL EMPERADOR MORALES SE SUMA A LA CORRUPCIÓN MACRISTA
Gerardo Morales transfirió cinco millones de pesos a una...
REPUDIAN LA PRESENCIA DE MARIANO RAJOY EN EL PARQUE DE LA MEMORIA
El jefe de Gobierno español fue duramente recriminado en...
URGENTE: Otro documento vincula a la offshore que niega Caputo con su fondo local Axis
Un documento que presentó apenas dos semanas atrás ante...
MARIA EUGENIA VIDAL: MIGAJAS PARA LOS DOCENTES. VERGÜENZA NACIONAL
El gobierno bonaerense oficializó que mañana pagará el anticipo...
URGENTE: DESMANTELAN FANAZUL. CONFIRMADOS LOS 250 DESPIDOS
Un grupo de trabajadores despedidos de Fanazul bloquearon los...
ALERTA: FELLNER SE ENTREGARA A LA JUSTICIA Y QUEDARA DETENIDO
El ex gobernador de Jujuy Eduardo Fellner (PJ) arribará...

Los militantes del PT y seguidores del ex mandatario se mantuvieron durante todo el día en las inmediaciones del sindicato de Metalúrgicos decididos a impedir que el gobierno, a través del juez Moro, encarcele a Lula.

Tal como lo anunció en el discurso de esta mañana, en el que sintetizó su legado político tras 50 años de militancia a favor de los sectores más vulnerables, el ex presidente de Brasil Luis Inacio Lula Da Silva partió desde el la sede del sindicato de metalúrgicos de San Bernardo Do Campo, en San Pablo hasta la Superintendencia de la Policía Federal de Curitiba. Salió caminando rodeado por la multitud que lo acompañó durante los últimos días en que la Justicia federal de ese país, con el aval político del gobierno de Michel Temer, decidió encarcelarlo y quitarle toda chance de presentarse en las presidenciales de octubre próximo.

Lula logró salir del edificio tres horas después de lo previsto debido a que un grupo de manifestantes llegó a rodear la camioneta que lo esperaba impidió su salida para detener su entrega a las autoridades policiales. De hecho, hubo una oportunidad en la que el ex presidente llegó hasta el automóvil y debió bajarse ante la imposibilidad de avanzar. Esta situación duró dos horas hasta que el equipo que acompaña al ex mandatario logró atravesar la marea de manifestantes.

La salida final fue un tanto tumultuosa, rodeada tanto por manifestantes como por decenas fotógrafos y móviles de TV. Pese a esto, el ex presidente asomó por la puerta trasera del sindicato a las 18:45 y salió caminando hasta la zona en que estaba estacionado el automóvil que lo esperaba. Nuevamente fue vitoreado por miles de seguidores con las camisetas del Partido de los Trabajadores (PT). Luego, ya de noche, emprendió el viaje en un vehículo, custodiado por cuatro camionetas y varias motocicletas.

Esta mañana, durante un emotivo acto frente al lugar donde decidió pasar las horas posteriores al vencimiento del plazo de entrega dictado por el juez Sergio Moro, Lula aseguró que cumplirá con esa orden no sin dejar claro que el Poder Judicial no pudo probar el delito del que se lo acusa. “Me voy a presentar ante el comisario con la cabeza erguida y la historia va a mostrar que los que cometieron un crimen fueron los que me acusaron”, dijo.

“El crimen que cometí fue sacar a millones de la pobreza”, dijo a la multitud y la alentó a tomar la posta de su lucha mientras esté preso. “Hay millones de Lula para andar por mí y no tiene como pararlos, no tienen cómo parar mi sueño”, avisó.

Lula, el candidato presidencial con mayor intención de voto en Brasil, dispuso cumplir la condena a 12 años de prisión por la nunca comprobada adquisición de un departamento mediante una operación que Moro interpretó como producto de un soborno. Sin embargo, nunca se probó que él o su esposa hayan aceptado ese inmueble ni que recibieran un título de propiedad ni que lo hayan alquilado y ni siquiera que hayan estado en ese lugar.

Su encarcelamiento fue resuelto luego de que el Supremo Tribunal Federal rechazara un hábeas corpus que presentó la defensa del ex presidente. Un fallo alineado con la pretensión del gobierno de Temer de impedir a toda costa que Lula pudiese volver a la primera magistratura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *